Miércoles, 14 08 2019
2 - 4 min

El Senado votó el proyecto de ley de deporte

Este Proyecto de Ley es un marco normativo para el desarrollo de un sistema deportivo, que permitirá regular el deporte de forma estructurada.
El Senado votó el proyecto de ley de deporte Imagen 1

El deporte forma parte de la cultura del país, genera inserción social y es un factor de educación que influye en la salud de las personas y mejora su calidad de vida.  

La creación de las plazas de deportes brindó un lugar de esparcimiento y práctica deportiva que ayudó directamente al crecimiento de las personas. La Ley de Universalización de la Educación Física Escolar marcó un gran impacto con consecuencias favorables que abren mejores posibilidades de futuro. Otro aporte que merece ser señalado es el Plan Nacional Integrado de Deporte de setiembre de 2012, que marcó pautas de enorme trascendencia que se consideran bases ineludibles para cualquier transformación.

Uruguay merece una Ley del Deporte que establezca una regulación que permita el desarrollo general de la actividad y modernice una serie de conceptos en concordancia con el mundo deportivo actual.

El senador Yerú Pardiñas, miembro informante del proyecto, sostuvo que el proyecto “contiene definiciones y conceptos en lo que refiere a competencia y cometidos de la Secretaría Nacional del Deporte, regulaciones referidas a deporte y educación, deporte comunitario, deporte federado, control sobre las entidades deportivas, un capítulo referido al Comité Olímpico Uruguayo, normas sobre salud en el deporte y con la idea de colaborar con el sistema deportivo, se establecen definiciones de deportista profesional, de deportista aficionado, de deportista amateur y de voluntario en el deporte.”

El legislador resaltó la importancia de la aprobación del proyecto, cuyo estudio en la comisión contó con aportes de muchos actores vinculados al deporte, de las organizaciones deportivas y de los propios miembros de la Comisión.

El senador sostuvo que “Uruguay registra varios intentos y anteproyectos presentados en los últimos tiempos al Parlamento nacional, ninguno de ellos prosperó” “En un mundo como el deportivo, de constantes cambios, muy vertiginosos, las iniciativas anteriores tenían tal vez un inconveniente, iban muy al detalle, un articulado que tocaba todos los temas, centraba la atención en cada una de las temáticas del deporte, proyectos extensos, articulado numeroso” “ Éstos elementos seguramente obraron en contra de la posible aprobación de los mismos” mientras que “En este caso se optó por un proyecto sencillo, breve, que incluye tres o cuatro bloques temáticos y que le otorga al deporte nacional un marco de funcionamiento de ciertas garantías y mayores seguridades. Es un proyecto de ley que, en general, define principios y competencias”.

Con relación al deporte, Pardiñas sostuvo que se mantiene en vigencia una serie de normas. “La idea no es descartar avances que se han logrado, ni arrancar de cero, sino combinar normas”. Y como ejemplo citó “las normas relativas a la violencia en ocasión de espectáculos deportivos, a la de creación de las sociedades anónimas deportivas y a las vinculadas al dopaje –sin perjuicio de la iniciativa que está a estudio por fuera de este proyecto de ley–, así como el Decreto ley 14996, que habla del pacto antideportivo”

Resulta imprescindible el trabajo conjunto con entidades privadas vinculadas con la actividad, como las Federaciones deportivas, los clubes, el Comité Olímpico Uruguayo, la Fundación Deporte Uruguay, la Confederación Uruguaya de Deportes y el Panathlon Club, entre otras. El registro, control y regulación de las diferentes instituciones relacionadas con la materia resultan tan convenientes como necesarios.

Luego de ser tratado y aprobado con algunas modificaciones en Comisión Especial de Deporte, que recibió la Cámara de Senadores aprobó el proyecto que ahora pasa a análisis de la Cámara de Diputados.